¿Cómo funciona el EM•1®?

 

Los microorganismos que se encuentran en el EM™ pertenecen a 3 grupos bien conocidos; a saber: las bacterias ácido lácticas (usadas en la elaboración de yogurt, quesos, etc.), levaduras (usadas para hacer panes, cervezas, vinos, etc.) y bacterias fototróficas ó fotosintéticas (presentes en las algas verdes e en cualquier partícula de suelo).

Así como en los procesos de fermentación más conocidos, el EM™ acelera la ruptura de compuestos como proteínas, azúcares, grasas y fibras, promoviendo la rápida descomposición de la materia orgánica. Aunado a esto, el EM™  trabaja en dos vías primarias: a) por exclusión competitiva de otros microorganismos nocivos y b) por la producción de subproductos beneficiosos como enzimas, ácidos orgánicos, aminoácidos, hormonas, y antioxidantes que promueven la salud del medio ambiente. La cualidad facultativa del EM™  le permite extender sus beneficios a ambientes anaeróbicos y aeróbicos. Por actuar a través de la fermentación, el uso del EM™ contribuye con la eliminación de los malos olores.

El producto principal de la Tecnología EM™ es el EM•1® el cual, actualmente, es comercializado en varios países de América Latina como México, Belice, Guatemala, Perú, Brasil, entre otros. Entre en contacto para obtener más informaciones.

 

"EL EM•1® es un producto 100% natural, atóxico, no es corrosivo, ni radio activado, ni volátil, ni inflamable y no necesita cuarentena."

La Tecnología EM™ es sumamente económica, segura, fácil de usar, de alta calidad y produce resultados sustentables en el control de malos olores, en la higienización, en el manejo de los residuos, en la reducción de costos y en el aumento de la productividad de las distintas actividades productivas.

Espanol | Portugues | English